Humberto Camiletti estaba interesado en conseguir un molde para realizar parte de la cola de fibra de un Gordini, averiguando llegó a contactarse con Daniel Nodari, con quien acordó que lo iría a buscar, ayer emprendió viaje a Maipú y ahí se enteró que Nodarí  vendía el Gordini arreglaron y se lo trajo, ahora el auto puede que tenga al volante al mismo Humberto mientras se le realiza un repaso completo al que hoy utiliza, o quizás su padre, ya que en un futuro podría subirse uno de sus hijos.     

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here